OPTIMISMO E INQUIETUDES: “MATRIMONIO PARA TODOS” EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

LGBT 2015 USA

FOTOGRAFIA: Autor: Matt Popovich – Título: Obergefell v. Hodges Decision Announced — Fecha: 26 de junio de 2015

OPTIMISMO E INQUIETUDES: “MATRIMONIO PARA TODOS” EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

Proyectar Nación

Por Lic. Macarena Acosta


“Ninguna unión es más profunda que el matrimonio, ya que encarna los más altos ideales de amor, fidelidad, dedicación, sacrificio, y familia. En la formación de una unión matrimonial, dos personas se convierten en algo más grande de lo que una vez fueron. Como algunos de los peticionarios en estos casos demuestran, el matrimonio representa un amor que puede perdurar incluso más allá de la muerte. Sería malinterpretar a estos hombres y mujeres, el decir que le faltan el respeto a la idea del matrimonio. Su alegato es que ellos lo respetan, lo respetan tan profundamente que tratan de conseguir esa realización para sí mismos. Su esperanza es no ser condenados a vivir en soledad, excluidos de una de las instituciones más antiguas de la civilización. Piden igual dignidad a los ojos de la ley. La Constitución les otorga ese derecho.”

Con estas palabras, la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos (resumida como SCOTUS, por sus siglas en inglés) revocó el Acto en Defensa del Matrimonio, una ley firmada por Bill Clinton en 1996 que prohibía el reconocimiento federal de los matrimonios entre personas del mismo sexo. Anterior a esto, sólo 36 de los 50 Estados los permitían.

Esto representó una gran victoria, sobre todo en algunos Estados del sur, conocidos por contener la mayor concentración de republicanos y conservadores del país, y por consiguiente, donde una reforma de esta magnitud de las leyes federales era vista como algo casi imposible.

Representa, además, un nuevo capítulo para una sociedad estadounidense que viene sufriendo grandes turbulencias a nivel social: Un ataque que resultó en 9 muertos en una capilla de Charleston, en Carolina del Sur, a manos de un joven partidario de la supremacía de los blancos, tuvo al país sumido en debates acalorados sobre la utilización actual de la bandera de los Estados Confederados –ya que es un símbolo que históricamente representó al racismo, la supremacía blanca, y la esclavitud-.

Esto agregó aún más carga simbólica a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, que fue interpretado por la sociedad como “un paso en la dirección correcta” justamente en un momento en que la división social es palpable.

Diversos miembros de la comunidad LGBTIQA de Estados Unidos con los que pude establecer comunicación, manifestaron que los primeros días desde el cambio en la ley fueron “extremadamente positivos”, de mucha actividad y celebraciones locales. La reacción de la oposición varió de un extremo a otro entre los diversos Estados: en algunos, como por ejemplo New Hampshire y Wisconsin, aquellos opuestos a la decisión de la SCOTUS permanecieron, en líneas generales, en silencio y con resignación. Distinta fue la reacción en otros Estados como Alabama, en el cual un tercio de los condados todavía se rehúsa a extender licencias matrimoniales a parejas homosexuales, o como Texas, donde un pastor había prometido quemarse vivo si el matrimonio entre homosexuales se legalizaba –Luego de la decisión de la SCOTUS, debió salir a desmentir sus dichos- y donde ya se inició el primer juicio ante la negativa de otorgar la licencia matrimonial a una pareja de mujeres.

En general, la perspectiva es buena. Se reconoce que aún falta un largo camino por recorrer, principalmente porque esta nueva ley no incluye a muchos miembros de la comunidad LGBTIQA, como ser los transexuales o los intersexuales, y aún más importante, porque en 29 de los 50 Estados, sigue siendo legal despedir a alguien de su empleo sólo por su orientación sexual –Despedir a alguien por ser transexual es legal en 34 Estados- por lo que muchas parejas decidirán seguir posponiendo la boda por razones de seguridad.

Pero justamente estas cuestiones se han convertido en los siguientes objetivos a conquistar para lograr una sociedad más justa e igualitaria, y la comunidad estadounidense, tal vez envalentonada por la realización de que el cambio es posible, está entusiasmada por encarar estos objetivos de manera optimista.

El próximo 15 de Julio, en Argentina se cumplirá el quinto aniversario de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en la totalidad del territorio del país. En estos cinco años, ya han contraído matrimonio alrededor de 10 mil parejas.